Ogier gana en Gales y aprieta el campeonato

El pasado fin de semana se disputaba el WRC Rally de Gales y Sébastien Ogier nos ha regalado una nueva clase maestra de control y estrategia en una carrera complicadísima, con un piso extremadamente traicionero y múltiples trampas escondidas.

Los primeros quince tramos del rally pueden reducirse al insultante dominio que ejerció Toyota hasta ese momento, conquistando el mejor tiempo en nueve de ellos, con sus tres coches dentro de las cuatro primeras posiciones de la general y con Tänak ejerciendo de punta de lanza con seis scratch comandando la clasificación por más de cuarenta segundos frente a Sébastien Ogier, que con sólo dos scratch pero un ritmo muy rápido y regular, se mostraba como el único rival capaz de resistir el envite de los de Toyota Gazoo Racing.

Con Neuville hundido en la clasificación tras cometer varios errores, incluida una salida de pista en la que se quedaba empanzado en la cuneta en la que por suerte podía regresar “rápido” a pista gracias a la ayuda de los espectadores, un rápido vistazo a la clasificación hacía pensar que todo el pescado estaba vendido y Tänak se haría con su cuarta victoria consecutiva y arrebataría el liderato del Campeonato del Mundo de Rallys al piloto de Hyundai.

Pero como se suele decir, los rallys no terminan hasta que el coche está en el parque cerrado, y en una compresión el Toyota Yaris WRC de Tänak perdía el cubrecarter al quedar literalmente clavado en la tierra, y sin esa protección acabaría rompiendo el radiador más adelante, de forma que se veía obligado a un inevitable abandono.

De esta forma, nos encontramos a siete tramos del final del rally, con Ogier comandando la clasificación, pero con una escasa ventaja de poco más de cinco segundos de Latvala y de diez sobre Lappi, dando en este momento inicio una frenética caza en la que los pilotos de Toyota lo darían todo para intentar superar a Sebastien Ogier para que sacase los mínimos puntos posibles a Tänak.

Esta caza parecía dar sus frutos cuando en la mañana del domingo Latvala se ponía en cabeza de carrera, pero a falta de tres tramos Ogier daba un puñetazo encima de la mesa demostrando por qué ha sido cinco veces Campeón del Mundo de Rallys y marcando tres scratch consecutivos (más de los que había conseguido hasta entonces en todo el rally) se hacía con la victoria final.

Neuville conseguía reducir la sangría de puntos al finalizar quinto tras escalar varias posiciones en la última etapa, superando a sus compañeros de equipo (Mikkelsen y Paddon en este rally) y a Ostberg, quien tras una buena carrera cedía tres puestos por un trompo en el penúltimo tramo.

Así pues, nos encontramos con que a falta tan solo de los rallys de Cataluña y Australia (60 puntos en juego), Neuville sigue comandando la clasificación del Campeonato del Mundo de Rallys 2018, pero su ventaja se ha reducido hasta unos ridículos siete puntos con Ogier, y veintiuno con Tänak (que aquí salvaba cuatro puntos tras reengancharse bajo la modalidad super-rally y conseguir el segundo mejor tiempo en la etapa power stage).

Como ha demostrado el Rally de Gales, nada se puede dar por hecho, y con las escasas diferencias entre los tres primeros clasificados del campeonato, dos rallys son demasiados como para descartar a nadie, o para dar algo por seguro.

CLASIFICACIÓN FINAL DEL RALLY:

CLASIFICACIÓN ACTUAL DEL CAMPEONATO DE PILOTOS:

Texto: @PaulGZrally

Sobre -Paul- 1200 Artículos
@PaulGZrally en RRSS. Amante fiel de todo tipo de motorsport. Cuneteando desde 1988. Juntando letras en GZrally.com desde 2006. En ocasiones, disparo una Nikon.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.