• 22 mayo, 2024 06:46

www.Gzrally.com

La Web del Motor Gallego

Johan Kristoffersson y Enzo Ide dominan en Montalegre.

Jun 8, 2023

El mundial de Rallycross celebró su primera prueba de este 2023 en el circuito luso de Montalegre durante dos jornadas de motor llenas de espectáculo en las diferentes categorías.

Desde el miércoles día 31, con la presentación en Ourense y la jornada de puertas abiertas en el circuito con la celebración del shakedown el jueves día 1, la acción no cesó en Montalegre.

La jornada del sábado comenzó con los entrenos libres de las diferentes categorías. Desde primera hora, en el circuito se pudo ver a los coches de la categoría reina World Rx, coches eléctricos que cuentan con dos motores, uno en cada eje y un total de 680 CV. Entre los más destacados, Sebastien Loeb y Guerlain Chicherit con los Lancia Delta Evo-e RX acapararon las miradas de todos los aficionados. La categoría contó con todos los favoritos, Niclas Grönholm y Klara Andersson con los PWR RX1e, Kevin y Timmy Hansen con el Peugeot 208 RX1e, Timo Scheider con el Ibiza RX1e y Gustav Bergström, Ole Christian Veiby en el equipo Wolksvaguen RX1e con el actual Campeón Johan Kristoffersson.

Además de la categoría reina de RX, también se encontraba el campeonato europeo de Rallycros RX1 con los denominados Supercar, coches con motor de combustión de gasolina con una potencia de 600 CV, entre los que destacaron Anton Marklund, Enzo Ide, Janis Baumanis, Patrick O’Donovan y Ulrik Linnemann.

El cartel de pilotos lo completaron con el campeonato de Europa Rx3, coches con una mecánica ya clásica como son los motores S1600, además de los Kartcross.

Tras los entrenos, llegó la hora de la disputa de la Superpole en la categoría RX1. Una única vuelta al circuito, con la variante de la Joker Lap, determinaría el orden de salida para las posteriores disputas de los Hit. El primero en partir fue Timo Scheider, con el Seat Ibiza. Una intensa lucha entre Loeb, Chicherit, Bergström y Kevin Hansen fueron rebajando el tiempo de lo pole. Ole Christian Veiby conseguía la pole provisional con un tiempo de 47.2. El último en salir a pista fue el actual campeón. Johan Kristoffersson rebajaba el tiempo de su compañero de equipo en 5 décimas, logrando así hacerse con la Superpole.

Ya en la tarde comenzaron las disputas de los Hit. El regreso de Loeb a lo alto de las clasificaciones en el campeonato del mundo no se hizo esperar y ya consiguió una victoria con el Lancia de Special ONE Racing, a pesar de que el cinco veces campeón del mundo Johan Kristoffersson dominó por completo la primera jornada de competición. En la categoría RX1, el actual Campeón de Europa, Anton Marklund, impuso su Ford Fiesta durante toda la jornada mientras el belga Enzo Ide, Audi A1, le seguía de cerca.

La jornada del domingo comenzó con la disputa del Warm-up para todas las categorías. Tras las últimas disputas de las rondas clasificatorias, tuvo lugar la final de la categoría Kartcross. En la parrilla de salida de la final se daban lugar 15 pilotos, entre ellos Iván Ares en tercera fila. Tras una salida muy reñida, Ares rodaba a un buen ritmo en cuarta posición, cuando un toque entre dos kartcross en la incorporación de la joker lap, hacía que la carrera se detuviese por bandera roja. Trece pilotos retomaban la carrera en la segunda salida. Un toque en la primera curva dejaba trompeado a Ares, perdiendo cualquier opción de victoria, dejándolo en última posición. La victoria final fue para Mário Rato (Semog) subiendo al podio acompañado por Pedro Marques (LBS) y Alcides Calçada (Semog).

En Euro RX3, Damian Litwinowicz mantuvo su récord perfecto en lo que va de año al superar a sus compañeros del equipo Volland Racing, Espen Isaksætre y Nils Volland, y sumar su segundo triunfo consecutivo, ampliando así su ventaja en la lucha por la corona de la serie.

En la tarde tuvieron lugar las finales de RX1 y World RX. Enzo Ide repitió su resultado de 2022 en Portugal y volvió a ganar para colocarse a la cabeza de la clasificación. El belga fue un factor a tener en cuenta en todo momento, y el mejor tiempo en la cuarta manga le aupó a lo más alto de la clasificación, aunque perdió ante el ganador de Nyirád, Jānis Baumanis, en la primera semifinal.

El piloto de Audi fue segundo tras Baumanis durante gran parte de la final, pero el letón, cada vez más rápido a medida que avanzaba el fin de semana, siempre iba a tener problemas para mantener su posición, ya que tuvo que cumplir un doble castigo por saltarse la salida. El as del RX Team Latvia acabó tercero por detrás de René Münnich, mientras que el ganador de la pole y vigente campeón, Anton Marklund, se vio limitado a la sexta posición por un problema en la salida.

La gran final de la categoría reina se disputaría entre Kristoffersson, Hansen, Loeb, Grönholm, Andersson y Veiby. La carrera estaría dominada en todo momento por Kristoffersson, mientras Loeb y Veiby mantendrían una constante lucha. La carrera se agitaría cuando, en las vueltas finales, los pilotos entraban a realizar la joker lap. Finalmente, Kristoffersson cruzaría la meta en primera posición, seguido de Hansen y Grönholm.

El sueco se llevó la bandera a cuadros con algo menos de cinco segundos de ventaja sobre Hansen. “Hicimos un buen trabajo durante el invierno, y poder mostrar los resultados es fantástico. Este lugar no deja de sorprender y, para ganar aquí, hay que superar muchos retos: justo cuando crees que lo tienes todo bajo control, ¡el tiempo y las condiciones de la pista vuelven a cambiar! El coche ha sido un arma en todo momento, así que muchas gracias a todo el equipo por hacerlo posible” declaraba Johan al finalizar la carrera.